Felipe VI nos entrega el premio de Cooperación al Desarrollo de la Fundación José Entrecanales Ibarra

Ayuda en Acción recibe el IV Premio Internacional de Cooperación al Desarrollo por un proyecto de construcción de una red de captación y almacenamiento de agua que asegurará el suministro en cinco comunidades rurales de los Andes bolivianos.
COMPÁRTELO:

De izquierda a derecha, Félix Almendras (coordinador de PROAGRO, socio local de AeA), María Luisa Ramos (embajadora de Bolivia en España), Felipe VI, Wagner Veramendi (presidente de los beneficiarios de la presa de Azurduy), Marta Marañón (responsable de Relaciones Institucionales de AeA) e Íñigo de la Serna (Ministro de Fomento).

Poner en valor el lado más humano de la ingeniería y difundir el papel que juega en el progreso social es el objetivo del Premio Internacional de Cooperación al Desarrollo que concede la Fundación José Entrecanales Ibarra y que, en su cuarta edición, ha recaído en un proyecto de la Fundación Ayuda en Acción.

El proyecto galardonado consiste en una red de captación y almacenamiento de agua que incluye la construcción de una presa, 15 lagunas colinarias y 30 estanques de ferrocemento que beneficiarán directamente a más de 2.000 personas de Azurduy, una zona de Bolivia donde la escasez de agua generaba inseguridad alimentaria y desnutrición crónica. La disponibilidad de agua en la zona se ha visto fuertemente reducida en los últimos años como consecuencia de los efectos del cambio climático.

A través de la presa, las lagunas y los tanques, se ha dotado de acceso al agua de riego a más de 160 familias y se han mejorado las condiciones de la producción agrícola. El agua cosechada y almacenada permitirá una actividad agrícola regular, cosechar mayor volumen de productos y programar futuros periodos productivos con más certidumbre frente al cambio climático. Todo ello bajo una perspectiva de una economía diversificada y una estrategia de seguridad alimentaria.

La construcción de las infraestructuras se ha realizado bajo la metodología de autoconstrucción asistida, es decir, los propios beneficiarios han sido quienes han puesto la mano de obra para la construcción, bajo la supervisión de personal técnico cualificado, y también se les ha capacitado para gestionar debidamente el agua almacenada. Este proceso implica el fortalecimiento de las estructuras organizacionales y el apropiamiento de los beneficiarios de las acciones realizadas, favoreciendo así la sostenibilidad de las obras.

El acto de entrega estuvo presidido por el S.M el Rey y contó con la presencia del Ministro de Fomento Íñigo de la Serna. En el mismo evento, también se hizo entrega del Premio Internacional de Ingeniería Civil concedido al ingeniero japonés Shigeo Takahashi, experto en ingeniería de costas, prevención de desastres y en estudios sobre los tsunamis para predecir y prevenir sus efectos, aumentando la resiliencia de las comunidades costeras a estos fenómenos.


COMPÁRTELO: