El Salado, modelo de reconstrucción en el conflicto armado de Colombia… y en Casa de América

COMPÁRTELO:

“El Salado es una zona que, para los colombianos, refleja una realidad que envuelve toda la atrocidad del conflicto armado, el horror y la violencia extrema. Cuando he visitado este territorio me pregunto, ¿dónde estábamos los colombianos en febrero del año 2000? ¿Por qué no nos levantamos? Como dice en la crónica “El pueblo que sobrevivió a una masacre amenizada con gaitas”, de Alberto Salcedo Ramos: <<sucede que los asesinos nos enseñan a punta de plomo el país que no conocemos ni en los libros de texto ni en los catálogos de turismo>>. Sin embargo, El Salado ha permitido visibilizar a una de tantas comunidades que han sido víctimas del conflicto armado que azota el país desde hace más de 50 años”, así se refiere Mª Isabel Cerón, Directora de Ayuda en Acción Colombia, sobre uno de los peores asesinatos masivos del más de medio siglo de conflicto armado en este país, ocurrido entre el 16 y el 21 de febrero de 2000.

Junto a Mª Isabel,  Jaime Montalvo, Presidente de Ayuda en Acción; Claudia García, Directora de la Fundación Semana; Fernando Carrillo Flórez, Embajador de Colombia en España; Pablo Gómez de Olea, Director General para Iberoamérica del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación; y Óscar Dávila Penen, Director Gerente de Casa de América; participaron en un acto en Casa de América en el que se ejemplificó el proceso de reconstrucción de El Salado como modelo de paz y reconciliación en Colombia.

casa américa el salado

En el mes de febrero, hace 14 años, cientos de paramilitares paramilitares del Bloque Norte de las Autodefensas Unidas de Colombia, con la complicidad de las Fuerzas Armadas, torturaron y mataron a decenas de campesinos inocentes en un asesinato masivo que se conoce como la Masacre de El Salado. Las atrocidades perpetradas en esos seis días de horror incluyen la violación de mujeres, el desmembramiento de personas con motosierras, el apaleamiento de ancianos y mujeres embarazadas o la utilización de cabezas de decapitados en partidos de fútbol. Se destrozaron casas y comercios, provocando el desplazamiento de al menos 280 personas y la muerte de 66. 

Jaime Montalvo, Presidente de Ayuda en Acción, comentó que se trata de “un proyecto de ilusión contagiable”, y señaló que no se trata sólo de participar en el desarrollo de la economía colombiana, sino de ser capaces de construir una sociedad a través de la superación de los problemas que han sido arrastrados desde el pasado. El Embajador de Colombia en España, Fernando Carrillo Flórez, destacó la importancia de estos proyectos en medio del proceso de construcción de paz en el que se encuentra el país. Para el Embajador, la reconstrucción de El Salado es un “modelo replicable”  y “la semilla de la transformación de Colombia”. Asimismo, Pablo Gómez de Olea, Director General para Iberoamérica del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, mencionó que “después de mucho daño causado, se puede superar el pasado y avanzar a un futuro mejor, pues si en El Salado se pudo, en el resto de Colombia también es posible”.

Junto a la Fundación Semana, Ayuda en Acción trabaja con las comunidades de El Salado en la reconstrucción de esta zona rural de Bolívar que ayer protagonizó un evento en Casa de América. Se trata de que la población venza las dificultades de acceso al agua, a la educación, a la salud y otros servicios básicos.Fruto de esta colaboración y trabajo en El Salado, invitamos a seis periodistas y cuatro fotógrafos de reputados medios colombianos a conocer y contar la historia y lección de vida de niños de cada una de sus veredas. El resultado son seis crónicas que forman el libro “Las veredas de El Salado vuelven a sonreír“.


COMPÁRTELO: